Relatos, de historias, anécdotas y manías.

Bien, he llegado casi al final del 5to semestre, al final de mi 4to año de trabajo, cerca de mi 3ra década y el carrusel de emociones ha venido a dejarme bastante en medio. Las razones deben saberlas, las manías y el vacío que pretendemos llenar, un vacío inexistente pero que queremos satisfacer por alguna razón. Me he topado con unos cuantos canales y uno de ellos relata historias de brujería, de espectros, sanación y malas energías. Ah mi preciosa Eris, te han usado en tu segundo nacer, te han corrompido tan fuerte que imposible a primera vista querer saber dónde está tu corazón, donde está tu belleza y tu sabiduría, mi pequeño capullo, tengo ansias de cantarte con la lluvia, el viento y el mar. Un ansia por la paz me viene y enerva mis sentimientos dejándome orgullosa de pequeñeces.

En un par de días podre dejar la escuela, retomar unos estudios y poder dormir a mis anchas, dormir por dolor, dormir por olvidar los problemas terrenales que parecen del hoy, dormir por el orgullo perdido al saber que me mintió, Hemera lo advirtió, yo siempre daré todo por ti, ella, ella solo es una serpiente que busca su conveniencia, ¿Por qué la sigues prefiriendo en vez de a mí? Me lo he preguntado porque me seduce, la razón parece venir de su pasado, de mis amantes recurrentes entre las arenas y su pasar por tiempo.

Poder controlar todos los impulsos son arduas tareas que se ven desgastantes al ver los ciclos pasar, la luna no la representa a ella, la luna, es de mi hermana de Danya, de ella y solo ella, y mi pequeña Jinny, mi preciosa y tierna hermana es la corona del firmamento, estrellas siempre titilantes en mi extensión tan solitaria.

Nadie como ellos, nadie como ninguno de ellos, nadie como ellas, nadie superara a ninguna de ellas.

Todos somos un solo ente, una cara multifacética, un ser, la extensión.

Cambiar hábitos, y transmutar el alma, la metamorfosis de la desnudez del alma.

El papel de las consultorías de software en México

Esto es una realidad pues he trabajado en 2 consultorías que me agradaban bastante más me fui enterando de esta verdad escondida. Al final la mayoría de los outsourcing son así.

Hackerdō

Hace aproximadamente año y medio me encontraba trabajando como desarrollador para una de tantas consultorías de software que existen. Esta consultoría en particular, se jactaba de aparecer en las famosas listas de “Great Place to Work” por varios años consecutivos, aunque no comparto la opinión de quien sea que se encargue de calificar estas empresas. En el caso de las consultorías de software, me parece que es imposible poder saber si el lugar en donde estarás laborando se puede considerar como un buen lugar para trabajar, pues, en la mayoría de los casos, el lugar de trabajo es con “el cliente”.

Recuerdo bien que en ese entonces le comentaba a un compañero mis intenciones de cambiar de lugar de trabajo, diciéndole que le pediría a la consultoría que me cambiaran de “cliente” o en su defecto buscaría cambiarme de consultoría. Reflexionando un poco lo que estaba diciendo, caí en la…

Ver la entrada original 830 palabras más

Otros menesteres

Hacía tiempo que no escribía, siempre postergo las cosas y ese es un mal hábito. ¿Cuantos de nosotros estamos ya más atentos a los mensajes del celular que a lo que en verdad hacíamos?

Yo, reconozco, que tengo ahora este mal, aún en mis vacaciones no pude estar mucho tiempo desconectada (aparentemente cuando se me acabaron los datos fue la única vez), bien ahora lo que me aqueja es que considero escribiré una especie de diario, me tomare el tiempo de llevar siempre una libreta (ya perdí la de mis cuentas, espero encontrarla) anotar pensamientos e historias, observaciones y detalles por el estilo; por un momento considere hacerlo en el celular o en notas de voz, más… aún me preocupa lo que digan de mí. Por cierto había adquirido una hermosa mantis (días atrás perdí una perrita que adopte) y eso fue brutal pues en sus últimos momentos fui a comer… días y días y se descuide y se me fue… luego el único recuerdo que tenía de un pastor alemán se lo robaron. Si me preguntan en definitiva estoy salada con las vidas, el manto de mi abuela es muy celoso y puedo experimentar siempre que respete el primer precepto de mi existencia

“No reclamaré nada como mío, así poseeré todo. El día que tenga algo lo perderé todo.”

¿Duro?, un poco, estoy leyendo redacción y aunque me atrase horrores en mis materias (aun sufro con ecuación, por algo lo sigo postergando) poco a poco, uno a uno espero sacar.

Me topé con este blog en WordPress (y si tengo una cuenta e blogger y en wordpress) y me dieron ganas de compartir las fotos que tome en mi viaje (sin querer) a Cacaxtla en Tlaxcala donde hay un monolito que forma parte de la historia de mi padre. Me siento hija de Hefestos y quiero preservar ese legado, además mi madre Tetis (déjenme en mis comparaciones), bueno… las finanzas me asfixian y me liberan eso señoras y señores es una patada en el cuuuuuchillo.

Les dejare la liga del blog que tuvo su última entrada en el 2013 y el álbum que me flecho ahora de Vocaloid.

Recordemos siempre, las reformas con un paso a la vez se forman

El camino del Zen

Me siento ofuscada

Ayer… ayer vi a alguien que según mi creación eso fue muy importante. Estuve frente a él y… y no le dije ni media palabra, quizás me olvido, quizás ya sucedió. Después de todo lo que he pasado no soy valiente para hablar de frente con cierta gente… me pregunto si a él le paso igual… existe alguien que busco pero sé que no encontraré, ese alguien espero sea feliz donde quiera que este.

Mañana seré mejor que ayer.

En otras historias, me dedicare un poco más a ya sabes un poco de tiempo a cada uno para así, así por fin tener el caos solo a mi manera. Y que el engrane me pueda guiar con la canción de cuna.

Y dolera

Por que mis palabras siempre pierden sentido, sin sentirme segura de por que nos separamos. Se, que eres incapaz de leer el por que me quede aquella noche sintiendo como el vació reclamaba el poco calor de ambos, mientras tu, borraste la más preciada creación de tu existencia solo riendo de dolor, de mi, de justificar que todo estaría bien de esa forma.

No es un arma, es intimidarte cuan destructivo has llegado a ser, tan tóxico y tan adicto cual veneno, son letales tus palabras, y sin saber cual es la más poderosa la que ya no significa lo mismo, es un “te amo”, un “te necesito”, un “te extraño”.

Tú concepto es simple, tus miedos son los míos, y si comprendo con adecuado sentimiento lo que consiste esta fracción, esta ruptura sin remedio. Entonces fingire esa sonrisa que te hacia más fuerte a los ojos del mundo.